miércoles, julio 12, 2006


Hace tiempo que no escribo, en cierto modo, estaba huyendo un poco del pensar... rellenando con trabajo y obligaciones todos mis vacíos, viviendo el día a día como si fuera una máquina, llegando a mi casa y deseando que ojala nadie me dirigiese la palabra porque ya no quería escuchar nada, no quería escuchar los problemas de los demás porque yo misma estaba en un estado de absoluta confusión, en un estado de absoluta nada, me había transformado en una total desconocida para mí.

Finalmente, terminó el proyecto para en el cual había trabajado durante tantos meses, finalmente no había nadie más que yo en mi horizonte (a pesar de que me quedo en el lugar donde estoy trabajando, no es ese el problema), el problema era estar desocupada... cuánto tiempo para pensar en mí, cuánto tiempo para darme cuenta que no había nada en mí, nada que yo pudiera identificar al menos, cuántos vacíos que ahora podía ver...

Sólo quise meterme a mi cama y no salir más, que todo acabara de una vez por todas. Pero tenía compromisos universitarios con los cuales cumplir, no pude afortunadamente, echarme a morir. Por otro lado comencé a darme cuenta, aunque a muchos les parezca algo obvio, de que tenía que buscar la felicidad dentro de mí. Lo externo es efímero, en cualquier momento puede desaparecer, por tanto debo soltarlo y quitar la tensión (eso me lo dijo un amigo) en torno a aquello que tengo sujeto.

2 Comments:

At 5:25 p. m., Blogger Doc said...

Habias vuelto a escribir y yo sin percatarme (ya te agregue a mi lector de feeds, asi q no se volvera a repetir).

Hace poco, bastante poco aprendi a no pensar mucho las cosas a menos que de verdad fuera necesario hacerlo y mandar al carajo cuando no quiero hacer algo. Es dificil, pero infinitamente más sano y relajante.

Besos pastelita, cuidese y gracias por pasar por mi nuevo cuchitril.

 
At 12:09 p. m., Blogger Mariposa said...

Cada vez que nos juntamos pienso... le hará mal conversar conmigo? de repente soy demasiado brutal en mis apreciaciones... Bueno, a quíen no le pasa que se siente así últimamente? Debe ser como un virus, pero a pesar de que es desesperante quedarse quita y mirar hacia adentro (porque además la mayoría de las veces no gusta lo que uno ve) enfocarse en el exterior es peor... como arreglar la fachada de la casa si adentro no tienes ni piso

En fin, ya sabes todo lo que pienso, ah! y casi nunca posteo, así es que perdóname por no avisparme antes...

... Lo bueno es que se te viene la posibilidad de amononar tu casita, por qué no la aprovechas y lo pasamos chancho amueblando de nuevo nuestras vidas?

Te quiero!

Nati

 

Publicar un comentario

<< Home