martes, marzo 21, 2006

“La existencia es decidida en cada caso tan sólo por el Dasein mismo, sea tomándola entre manos, sea dejándola perderse. La cuestión de la existencia ha de ser resuelta siempre tan sólo por medio del existir mismo.”

Ser y Tiempo, Martin Heidegger.

El Dasein es aquella criatura cuya misión en la vida,- (en esa línea de tiempo finita, que transcurre sólo en este mundo y en este tiempo y que llamamos vida)-, es construirse a sí mismo. Sin embargo, a diferencia del ser de otro entes que están determinados a ser lo que son; como los objetos inanimados; las plantas o los animales, el Dasein tiene que encontrar cuál es su forma de ser más propia en este mundo. Una forma de ser única e intransferible, indeterminada, libre y a la vez cautiva de su constante poder de decisión, preso de ser el responsable de su propio destino y de lo que es en este mundo.

Suena familiar… y es que el Dasein somos nosotros, o bien el Dasein es el ser de nuestro ente el cual debe interrogar todo el tiempo por su propio sentido, puesto que Dasein significa ser en el mundo, y en ello, finalmente, consiste el pensar; en preguntarse por el sentido de lo que nos rodea, para qué están esos entes ahí, es la función que cumplen, la que realmente les corresponde… y de ahí inevitablemente cae sobre nuestros hombros la pregunta ¿cuál es el sentido del ser de mi ente? De la respuesta que se obtenga dependerá el éxito o fracaso de nuestra misión, si acertamos habremos vivido una vida plena, en conciencia de nosotros mismos, por otro lado, si huimos de esta pregunta, si huimos del pensar, habremos pasado la vida dentro de una caverna sin ver nuestro verdadero rostro jamás. A este respecto Heidegger da algunas luces y enuncia que para conocer la respuesta a la pregunta por el sentido del ser, es preciso preguntar por el sentido del paradigma que gobierna el espacio de tiempo en el cual se desenvuelve el Dasein; esto porque el Dasein es el ser de un ente finito, que sólo tiene un tiempo para ser… el de la existencia.

Quedémonos con eso por el momento…
Hasta la próxima.

8 Comments:

At 4:50 p. m., Blogger Nelson Palma said...

Hola, cómo estás?

 
At 4:42 p. m., Blogger «×º°'”°º×Jø$ê©ïtå׺°”˜°º×» said...

Ale... q buenas palabras, bueno algo asi me dijiste en la junta de curso pero se me habia olvidado... igual me es un poco complicado entenderlo pero en eso estoy... besos niña, cuidate, cariños
kotetix...

 
At 5:09 p. m., Blogger Rafa said...

Hola compatriota (no soy chileno de nacimiento pero mi alma vive allí perennemente).
Sigueindo el título de tu blog, no he huído del pensar y me he devanado un poco los sesos. Primero buscando el poema del que me hablabas y no he encontrado nada. Siento no poder ayudarte. En segundo lugar, leyendo tu magnífico texto sobre el Dasien de Martin Heidegger y tu analisis.
No soy filosofo y me cuesta entender ciertas cosa, pero no huiré del pensar, lo prometo.
Saludos desde España y gracias por tu visita.

 
At 1:06 a. m., Blogger Doc said...

Mi querida alecilla, que puedo decir aparte de haber sentido que un mazo me aplastase la cabeza... que manerita de comenzar en estas lider, suavecito...Heidegger.

Sin tener alma de quizás puedo aportar con algo. Creo que muchas veces la busqueda de nuestro ser no se basa en autoinflingirnos preguntas para descubrirnos, sino en buscar nuestros limites y romperlos, quizás de este modo sepamos un poco más quienes somos. Al menos, es un punto de partida en la carrera por descubrirnos.

Saludos pastelita, nos vemos pronto

 
At 8:34 p. m., Blogger drumiel said...

El Dasein se instala como escenario de la conquista del ser, este ente arrojado en la intemperancia del existir, removido de un conocimiento instintivo de sí (no asi como un gato o un león), constituyéndose como práctica de construcción de significado el ejercicio del círculo hermenéutico, sobre sí mismo y los otros.

Ethos y Pathos.

Somos seres arrojados en el ahí, removidos de un sentido en lo instintivo, padecientes de estar abyectos en el existir. Así creemos que un Pathos es un Ethos y un Ethos, un Pathos.

Ahora, tiempo.
He de insistir en mi sugerencia, pese a que me banque a Heidegger, el punto esta en el ejercicio de la significación.

Asumiendo que la condición base del problema de la existencia es la condición de estar sujetos a la carencia permanente de una base sólida de fuente de ser, como el instinto, es en la construcción de significado que este ser adquiere una segunda naturaleza y en ella si encuentra un hogar para sí. (Estas son algunas de las bases del pensamiento de C. G. Jung, pese a que me tomo la libertad de re enunciarlas para acomodarlas a tu discurso.)

¿ Y no es que la constucción final de este ente es su propia conciencia ? ¿ no será que es ahí donde finalmente se constituye su segundo hogar ? Jung mismo afirma que hacia el final de su vida sus sueños le manifiestan este hecho.

JA! ojala tuviera una cerveza y un bar ahora mismo.

TOO MUCH JUICE ERA DEMASIADA LA TENTACIÓN

Salud.
Que estés muy bien.

 
At 10:42 a. m., Blogger Prince of Persia said...

no soy un filosofo, ni tampoco sere un gran conocedor de variados autores pero si rescato lo que más arriba dice:

" ... Creo que muchas veces la busqueda de nuestro ser no se basa en autoinflingirnos preguntas para descubrirnos, sino en buscar nuestros limites y romperlos, quizás de este modo sepamos un poco más quienes somos. Al menos, es un punto de partida en la carrera por descubrirnos..."

Creo fielmente, que tanto los mitos como el pensar sobre nuestra existencia, son una busqueda constante de nuestro ser y vida.
El mito define, de manera quizás extrapolada, basandose en la realidad hechos que apuntan a formas y criaturas o heroes y mounstros que son un reflejo de nuestro espacio y tiempo, de nuestra vivencia.

Incluso la religión es una forma de buscar el sentido de nuestras vidas y aquellas cosas que nos rodean en un ambito rodeado de fé. y sin embargo la fé es creer en aquello que es inexplicable, en una entidad superior que siempre observa, siempre sabe, siempre crea y siempre nos destruye.

Buscare un poco de apoyo en un par de textos para dar un aporte con más respaldo. Por el momento eso sería.

Besos

 
At 4:43 p. m., Blogger No huyo del pensar said...

Creo que el buscar también es o puede tomarse como un pregutar.

 
At 8:16 p. m., Blogger Patricio said...

Hola...
Estaba leyendo tu reflexión en torno al Dasein. No quiero entrar a discutir si es una lectura legitima o no del pensar de Heidegger, sino mas bien creo que el pensar de Heidegger da no solo para una interpretación a cerca de su visión crítica de la filosofía clásica, ya sea de como ésta a pensado el Ser. Creo mas bien en comenzar a pensar sin querer aprehender el contenido de un pensar "original".
La Filosofía es un instrumento que no puede ser aprendido ni aprehendido bajo cienrtoas topicos interpretativos, de lo contrario solo realizamos una reflexión historizante del pensar del filosofo. Dejemos de lado la academia y propongamos pensar lo no pensado, o mas bien, intentar pensar lo pensado desde otro pensamiento. No es reiterativo lo que digo "puede que sea así", pero imaginemos por un momento en lo complicado que puede ser levar a cabo, en la vida cotidiana, el tema de la alteridad. Es algo imposible, ya que nuestras pequeñas formas de llevar a cabo nustras acciones van en relación al sometimiento de los cuerpos y al perjurio del otro sin reconocer su calidad como un otro presente.
Heidegger apela a esta cuestion. Y la manifestación del ser es tal y como se nos aparece, se manifiesta, sin mas ni menos. Es decir, nuestra historia como hombres, como individuos, constriñe toda contrucción no-pensada de realidad, lo que trae problemas al momento de un pensar sin herencia, sin historia, sin moral.
Nuestra historia es una historia de los grandes sucesos, pero esto no quiere decir que podamos apelar a otros sucesos. No quiero decir con esto que se dbee negar lo pasado, pero si se debe poner en cuestion su legitimidad como garante ético.
El hombre es un ser moral, un ser con conductas éticas, entonces pensemos el tema de lo acontecimental... podemos ver las fisuras de la moral del hombre y tanto Heidegger como Nietzsche dan a entender la miseria del conocimiento a través de estas fisuras historicas, de esa pobre y triste forma de ver las cosas, de poseer eso que nadie puede poseer: el imaginario del hombre esta atrapado por eso que no puede alcanzar, eso llamado Verdad.
Heidegger nos pone en este dilema... creer o no la Verdad, y como dice Nietzsche: si el hombre fuera animal de conocimiento, el hombre conoceria de sus propios limites, a saber, el hombre sabría que no puede conocer nada.
Entonces ¿por que el ser y no la NADA? (Heidegger, Martin: Introducción a la Metafísica)

 

Publicar un comentario

<< Home